Reseña: La rueda celeste

La rueda celeste.jpg¿Hasta dónde pueden llevarnos nuestros sueños? K. Le Guin imagina un mundo donde imaginar es sinónimo de crear. O, al menos, así ocurre en el caso de George Orr. Todos hemos querido alguna vez que nuestros sueños se hicieran realidad. Bien, a veces hay que tener cuidado con lo que se desea.

En un mundo donde la superpoblación y el hambre se han convertido en las dos principales trabas dentro la rueda de la civilización, George Orr, un tipo muy normal (en el peor de los sentidos), descubre que posee la capacidad de hacer realidad sus sueños. El primer problema es que no se trata de una habilidad que pueda utilizar de forma consciente; el segundo problema, por otro lado, tiene nombre y apellidos: William Haber, un psiquiatra con ínfulas y una ambición insaciable que descubre que el relato de Orr es cierto. Que no está loco, como él mismo cree.

La rueda celeste es una novela ágil que escora hacia el campo de la ciencia ficción social  y reflexiva. De una parte, la exposición de hándicaps globales a los que -tal vez- deberá enfrentarse o, de hecho, ya se está enfrentando la civilización, conduce a elaboración de las soluciones y a la inevitable gran pregunta que todos nos hacemos: ¿estamos condenados a elegir siempre el mal menor? La solución nunca es la solución de todos, y parece flaquear cuando se coloca frente a ese fantasma conocido como ética social.

tumblr_nk1ibccNzs1tpdcs9o1_540.jpg

La cuestión principal orbita en torno al dilema de la capacidad humana, del poder de cambio y los límites a la voluntad creadora -y desctructora- de nuestra raza. Aunque no de la forma en que puede hacerlo George Orr, todo ser humano posee la capacidad innata de materializar sus sueños, ideas y visiones, a menudo a través de obras y empresas que sobrepasan las efímeras vidas de sus precursores. El debate sobre la voluntad de cambio, de alterar el medio para la búsqueda de las soluciones globales, de moldear a nuestro antojo el mundo que por azar habitamos, no puede concebirse sin los límites culturales, éticos o religiosos que la refrenan. ¿Y si desapareciesen los límites? ¿Y si toda la voluntad de cambio del planeta se encuentra en un instrumento vacuo como George Orr, que por casualidad acaba en manos de un megalómano como William Haber?

En un atrezzo onírico y a ratos abstracto, Le Guin desarrolla estas preguntas e invita a la reflexión del lector inquieto, utilizando el humor y el absurdo y la obcecación y la caricatura como hilos conductores de las interacciones entre los distintos personajes. Humanos, imperfectos, tachables. No presentan ningún rasgo de excelencia más allá de ser lo único que pueden ser: unos niños con un juguete que no pueden entender. Un juguete terrible.

Merece la pena acercarse a La rueda celeste (se podría decir lo mismo de la bibliografía de Le Guin al completo) por su sencillez, su concisión y los temas que presenta. Briconsejo: ve directamente a la versión original o a las últimas revisiones del texto, porque las ediciones antiguas son un desastre a nivel de traducción y edición.

4-of-5

Ficha técnica:

Título original: The Lathe of Heaven
Autor: Ursula K. Le Guin
Primera publicación: 1971
Número de páginas: 184

5 comentarios en “Reseña: La rueda celeste”

    1. Muchas gracias Ismael. Ursula es de las que marcan la diferencia y siempre es una gozada leerla. Suerte en el próximo concurso si participas; yo no voy a poder y ya lo estoy echando de menos 😦

      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s